¿BUSCAS PIMIENTOS DEL PIQUILLO ECOLÓGICOS?

Seguramente has llegado hasta aquí porque estás buscando pimientos del piquillo ecológicos ¡enhorabuena estás en el sitio correcto!

Tenemos unos pimientos extra del piquillo enteros, procedentes de agricultura ecológica, y elaborados de manera artesanal en Tarazona. Asados en su jugo, pelados a mano y no contienen conservantes, aditivos ni organismos modificados genéticamente y es apto para dietas veganas.

Ideas creativas para incluir los pimientos del piquillo en tu alimentación

El pimiento es uno de los productos más destacados y  recomendados de la dieta mediterránea.

Es ideal para perder peso y ganar salud, aporta tan solo 20 calorías por cada 100 gramos. ¡Inclúyelo en tu dieta varias veces al día!

Puedes tomarlos en el desayuno cocidos y aliñados con limón. En la comida puedes hacerte una rica ensalada acompañada de una crema de pimientos del piquillo. Y para la cena los puedes rellenar de lechuga y zanahoria.

También pueden acompañar a carnes asadas o a la plancha y a cualquier pescado. O acompañados de bonito en aceite de oliva virgen extra, con unos espárragos blancos o con patés vegetales de berenjena u olivas.

Los podemos comer en crudo con un poco de aceite, ajos laminados y sal, a la sartén, caramelizados o podemos utilizarlos para acompañar una tortilla de patatas.

Podemos hacer montaditos de pimientos del piquillo con anchoas y pan de baguette.

Las recetas más populares de los pimientos del piquillo son rellenos, siendo el más afamado el pimiento del piquillo relleno de bacalao, o con bacalao y gambas.  También puedes probar los pimientos del piquillo rellenos de bonito con tomate, rellenos de salmón, aguacate y cangrejo, rellenos de arroz, atún y aguacate o rellenos de carne picada con cebolla.

Propiedades nutricionales del pimiento del piquillo

Los pimientos del piquillo se componen alrededor de un 90% de agua, es decir, tiene un aporte calórico muy bajo. También es bajo en grasas y en proteínas. Es rico en:

  • Antioxidantes

  • Folatos (vitamina B)

  • Fosfato

  • Magnesio

  • Calcio

  • Vitamina C

  • Vitamina E

  • Provitamina A

  • Potasio

  • Fibra

Tiene más del doble de vitamina C que las naranjas, las fresas o el kiwi. Para aprovechar al máximo su vitamina C lo más recomendable es consumirlos crudos en una ensalada, troceándolos justo antes de su consumo.

Su característico color rojo proviene de ser un alimento rico en carotenos, destacando el contenido en provitamina A, que nuestro organismo transforma en vitamina A.

Sus antioxidantes, vitamina C, licopenos y beta carotenos ayudan al sistema inmune.

Con todos estos datos, podemos decir que aporta a nuestro cuerpo:

  • Fibra de alta calidad

  • Mejora el sistema digestivo

  • Aumenta la secreción gástrica

  • Previene el estreñimiento y equilibrando el nivel de colesterol

  • Recomendable para diabéticos (baja el nivel de glucosa) y para embarazadas (sus folatos son esenciales y previenen la espina bífida en el feto).

  • Es un antiinflamatorio y antibiótico natural.

  • Su potasio favorece la musculatura.



    ¿Qué más se le puede pedir a un alimento? ¡Es sano, sabroso, ecológico y súper versátil en la cocina!